13 Familias golpeadas y expulsadas de su tierra

Cuando Wat y su esposa quisieron aceptar a Cristo, el obrero en terreno que les compartió el evangelio a ellos, estaba temeroso. Él sabía que el líder de su aldea era un hombre difícil, por lo que les aconsejó pedir permiso primero. La pareja solicitó permiso, pero el líder de la aldea no se los dio. Ellos aceptaron a Cristo de todas maneras. Cuando el líder supo de esto, llamó a la pareja a una reunión, donde les dijo: “Si no obedecen, les pondré esposas a los dos y los enviaré a la prisión!”. La pareja respondió: “¿Cómo podemos dejar esto? Le prometimos al Señor que no abandonaremos nuestra fe. Cualquiera sea la circunstancia, no lo dejaremos”. Hasta ahora, el líder de la aldea no ha seguido con su amenaza.

“Hay muchas personas en la aldea que quieren ser cristianos, pero tienen miedo del líder”, escribió un colaborador de VDLM, “Manténganlos en oración”.

0 Comments